4/12/14

Cómo hacer un buen craquelado y no desesperar en el intento

¡Hola de nuevo!

Hoy quiero explicar los pasos que hay que seguir para conseguir un buen craquelado y los consejos a tener en cuenta. Son varias personas las que me han pedido que haga un post o un vídeo tutorial, pero por falta de tiempo no he podido hacerlo antes, empezaré con este post y cuando saque un huequito os traeré el video tutorial.

El tipo de craquelado del que voy a hablaros es del que se hace con el craquelador de un paso, ya que hay diferentes tipo de craqueladores, pero este es el único que he trabajado hasta ahora, tengo intención de ir aprendiendo a usar los demás.

He probado varias marcas de craqueladores de un paso hasta el momento y el que más me ha gustado es el de Americana, os dejo una foto más abajo, lo podéis encontrar en formato 59 ml. y en formato 236 ml.

Medium craquelador Americana 236 ml.

Antes de pasar al desarrollo de los pasos quiero hablaros de las pinturas con las que trabajaremos:
  • Han de ser unas buenas pinturas acrílicas, no valen las baratas de los chinos, lo digo por experiencia propia, he probado muchas marcas de pintura acrílica y el resultado entre unas y otras puede llegar a ser abismal. De la calidad de la pintura que usemos dependerá el acabado de nuestro trabajo. Os recomiendo las pinturas de Americana o Stamperia, que además tienen un surtido de colores genial y completísimo.
  • Si queréis hacer el craquelado con una pintura metalizada debéis aseguraros de que la pintura es apta para usarla sobre craquelador, porque hay algunas con acabados metalizados que no se craquelan. 
  • Y como último consejo sobre las pinturas tenemos que ver la combinación de colores que vamos a hacer, lo mejor es que sean colores que contrasten mucho, como por ejemplo: un color crema para hacer el craquelado y un verde seco oscuro para el fondo. La combinación de colores queda a gusto de cada uno y del acabado que se persiga, pero como más marcado y definido queda el craquelado es contrastando bien los colores.


¿Cómo aplicar el craquelador correctamente?


Esto es muy importante, pues de la correcta aplicación del craquelador depende todo nuestro trabajo.

  • Usaremos paletinas o brochas, como prefiráis llamarlo, de nylon de pelo suave. Las que yo uso son estas de la foto.

Paletinas de nylon

  • La superficie sobre la que vamos a trabajar debe estar completamente limpia y seca.
  • Con la paletina iremos aplicando el craquelador siempre en el mismo sentido, es decir, si empiezo de izquierda a derecha lo haré siempre así, no daremos pinceladas en sentido contrario.
  • La capa de craquelador tiene que ser uniforme en toda la superficie, para que el craquelado salga de forma regular y no quede más grande por unos sitios y más pequeño por otros.
  • Del grosor de la capa de craquelador dependerá el craquelado que nos salga, de este modo:
    • Si aplicamos una capa fina de craquelador nos saldrán grietas más grandes y menos cantidad de estas. Os dejo un ejemplo:
    • Si aplicamos una capa más gruesa, obtendremos más cantidad de grietas y estas serán más finas. Os dejo un ejemplo:

Craquelado con grietas grandes.


Craquelado con grietas fina

  • Como podéis ver hay bastante diferencia de uno a otro, todo depende del resultado que busquemos, en ambas fotos el craquelador lo apliqué de arriba hacia abajo continuamente hasta darle la vuelta completa a los botes.
  • Dejaremos secar completamente el craquelador.


¿Cómo y con qué aplico la pintura?

Podemos aplicar la pintura tanto con brochas como con esponja, dependiendo de la aplicación obtendremos un resultado u otro.

  • Aplicación con esponja: las esponjas que podemos utilizar pueden ser las propias para manualidades, esponja para maquillaje o esponja de baño. En la foto podéis ver estos tres tipos, yo normalmente suelo usar las de maquillaje o las de baño, ya que son más blanditas y adaptables.


  • Hay que coger una buena cantidad de pintura e ir aplicando a toquecitos por toda la superficie, asegurándonos de que vamos cubriendo totalmente, no quedan poros y sin insistir demasiado en la misma zona. Es muy importante no aplicar pintura varias veces en el mismo sitio, hay que cargar bien de pintura la esponja para que en cada toque quede el sitio bien impregnado y no tengamos que volver a pasar por ahí.
    • Poco a poco iremos viendo cómo van saliendo las grietas.
    • Os dejo una foto de un ejemplo de aplicación con esponja.


  • Aplicación con brocha o pinceles: podemos utilizar las mismas que hemos utilizado para poner el craquelador. Escogeremos un grosor de brocha dependiendo de lo grandes que queremos que quede el craquelado. 
    • Al igual que con la esponja, no hay que ser tacaño con la pintura, cargaremos la brocha bien, con pasadas suaves y firmes, con la brocha en posición lo más horizontal que podamos, iremos dando pinceladas en diferentes sentidos: una inclinada hacia arriba, otra hacia abajo, en horizontal hacia arriba, vertical hacia abajo... de forma aleatoria. Aquí también tenemos que tener cuidado de no pasar la brocha por encima del mismo sitio en repetidas ocasiones.
    • Veamos una foto en la que apliqué la pintura con brocha.

En ambos casos hay que dejar secar completamente la pintura, pero podemos acelerar el proceso con un secador de pelo. Si hacemos esto, debemos dejar que repose bien la pintura, al utilizar secador parecerá seca, pero debemos dejar que "sude" y se enfríe.

PASOS PARA HACER CRAQUELADO SEGÚN EL TIPO DE SUPERFICIE

Ahora que sabemos cómo aplicar el craquelador quiero hablaros brevemente de los pasos a seguir según el tipo de superficie donde queráis hacer vuestro trabajo.

  •  Craquelado sobre platos o bandejas de cristal: el diseño ha de hacerse en la base del plato.

    1. Limpiar bien la superficie con alcohol.
    2. Pegar el motivo que queramos recortado de servilletas, papel para decoupage, incluso una foto que nos guste, (tengo pendiente un tutorial sobre cómo poner el papel en cristal sin arrugas ni pompas y que quede perfectamente pegado). 
    3. Si hemos puesto servilleta o papel de arroz hay que pintar solo el papel por la parte de atrás con pintura blanca para que no se transparenten las grietas del craquelado. Dejar secar completamente.
    4. Aplicar el craquelador y dejar secar.
    5. Aplicar la pintura como he explicado más arriba y dejar secar.
    6. Aplicar una capa de cola para decoupage o cola blanca rebajada con un poco de agua. Este paso sirve para crear una película protectora de la pintura craquelada y que al aplicar la pintura de fondo (la que se verá entre las grietas) no se craquele también y quede un efecto feo. Dejar secar.
    7. Dar una o dos capas de pintura de fondo del color que se quiera, pero que contraste con la del craquelado, tal y como he explicado antes.
    8. Para terminar, dar una capa de cola para decoupage o barniz vitrificador para proteger nuestro diseño.
    9. Disfrutar de nuestro trabajo y ponerlo en un sitio que luzca bonito.
Mariposas de papel decoupage. Color del craquelado gris y grietas color mostaza.

Flores de papel de arroz, craquelado color manteca y fondo en color verde seco.

Bandejita de la Mezquita de Córdoba, imagen que cogí de internet y la imprimí en impresora láser. Color del craquelado moonlight y grietas en azul.

  • Craquelado sobre frascos de cristal, madera o metal: la diferencia con el caso anterior está en que esta vez haremos el proceso en el orden contrario.
    1. Dar una capa del color de fondo que queramos, el que se verá entre las grietas. Dejar secar.
    2. Dar la capa de craquelador como ya sabemos y dejar secar.
    3. Aplicar la pintura que queremos que se agriete. 
    4. Decorar con papeles, hojas secas, sellos, encaje... lo que se te ocurra, como si quieres dejarlo tan cual. ¡OJO! Si encima quieres colocar un papel, sobre todo si quieres poner servilleta o papel de arroz, te recomiendo que el craquelado sea de un color bastante claro para que no te oscurezca el dibujo de la servilleta. Si vas a poner papel de decoupage esto no es tan importante ya que no se transparenta.
    5. Cuando hayas acabado tu diseño utiliza un barniz acrílico para protegerlo, siempre es aconsejable.
    6. Y ya lo tienes, ahora a presumir.

Caja de madera, color de fondo rojo metalizado, craquelado en azul realizado con paletina.

Esta fue la primera botella que hice con craquelado, no puse color de fondo, dejé el negro de la botella e hice el craquelado en morado, al ser un color oscuro la flor no se quedó tan espectacular como me habría gustado.

Tengo que dar las gracias a la profesora del curso de Decoración de cristal que es la que me ha enseñado a perfeccionar esta técnica: Inma Moreno, muchas gracias por todas las cosas que nos has enseñado, por tu amabilidad y tu paciencia.

Bueno, pues ya hemos acabado, es un poco tocho el texto, pero en realidad aprender a hacer craquelado no es tan complicado, solo es coger el truco. He hecho este post como me habría gustado que me lo explicaran a mí cuando empecé por mi cuenta a buscar tutoriales y he añadido todos los pequeños detalles que he ido aprendiendo a base de ensayo error.

Espero que os haya servido de ayuda, que lo pongáis en práctica y que si tenéis alguna duda no dudéis en preguntarme, estaré encantada de contestarlas y de ver las cosas que hacéis.

Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo. 
¡¡COMPARTE Y TODOS A CRAQUELAR!!

Un abrazo y hasta el próximo post.



24/9/14

Mesa de café y bandeja restauradas con decoupage

Nuestra amiga Luzie, se mudó de ciudad y no podía llevarse todas las cosas que tenía en su piso, así que se dejó unas mesas atrás, entre otras cosas. Una de esas mesas estaba esta, una mesa de café con una bandeja superior, que tenía la pintura bastante estropeada y algunas grietas.

Así estaba la mesa, la pintura trasparentaba y estaba muy desconchada.

Detalle de una de las grietas que tenía la pata.
 Lo primero que hicimos fue lijarla bien y rellenar con un poco de masilla las grietas e imperfecciones que el tiempo y las mudanzas habían hecho en la madera.

Estas son las servilletas escogidas.
Luego dimos una mano de imprimación, lijamos suavemente, dimos dos capas de pintura, en unos sitios blanca, en otros marrón. Para decorar, tanto el tablero como la bandeja, escogimos unas servilletas con motivos de café y cafeterías, y me puse a decorar.

El resultado nos encantó, la mesa daba mucho juego al tener la bandeja superior y sabemos que vamos a tomar muchos y muy buenos cafés en ella. Os dejo unas fotos para que veáis el resultado.

Espero que os guste y os animéis a compartir y comentar. Un abrazo y hasta la próxima entrada.

Patas y dos laterales de la bandeja en marrón oscuro.

La bandeja desde una esquina.

Detalle de la bandeja.

Detalle de la bandeja desde otro lado.

Aquí aparece la mesa sin la bandeja puesta.

Detalle del tablero de la mesa.

Trabajo terminado.

12/9/14

Transformando una caja de zapatero en caja de herramientas

Mi madre, antes de casarse, fue comprando cosas para su ajuar y entre ellas se encontraba esta caja para las cremas y los cepillos para limpiar los zapatos. Ha estado todos estos años dando un buen uso, pero al comprar recientemente un armario zapatero con su cajón para guardar estos avíos, la caja ya perdió su función, aparte de estar desgastada y muy manchada como podéis ver en las fotos.

El interior estaba muy manchado de betún, cremas y demás.

También tenía manchas por fuera y el barniz que tenía estaba dañado.

En la base tenía este sello de patente que apenas se ve.

Así que jubilamos la caja pero nos daba pena tirarla ya que, aparte de estar hecha de una buena madera, tiene mucho valor sentimental. No sabíamos qué uso darle, así que mientras hice lo básico que había que hacer: quitarle el tirador, darle un buen limpiado, lijado y unas manitas de imprimación para madera, para proteger esta vieja madera y dar una base fijadora a la pintura.

Después de unas semanas dándole vueltas, a mi hermano el mecánico se le ocurrió la idea: una caja de herramientas para llevarla en el maletero de su “nuevo” coche, un BMW 318 del año 1987, el cual ha restaurado y dejado a punto.

Ahora el problema estaba en qué imágenes ponerle y cómo. Buscando por internet cómo hacer servilletas para decoupage personalizadas me topé con un vídeo de YouTube del blog Inventando Baldosas Amarillas que me solucionó el problema.

Nos tocaba ponernos a buscar unas imágenes clásicas de BMW, las retoqué en Photoshop e Illustrator, las hice a la medida de cada parte de la caja y las imprimí en las servilletas según las indicaciones del vídeo que había visto.

Imágenes impresas en servilletas.
Caja pintada con los colores de BMW-

Una vez impresas, pinté la caja con pintura acrílica, dejé secar y me puse a hacer el decoupage. Al haber imprimido las servilletas nosotros temía que la tinta se corriera, pero para evitarlo hice lo siguiente: di una capa de cola para decoupage, puse la servilleta como habitualmente y en vez de dar otra capa de cola, pulvericé un poco de laca para el cabello, sequé con secador, volví a pulverizar un poco de laca y volví a secar. Ya podía dar la capa de cola sin problemas.

Ya decorada toda la caja, dí dos capas de barniz al agua mate, pinté y barnicé un tirador de madera, forré el interior con fieltro y ya estaba terminada.

Logo BMW a un lado y otro.

Detalle de un lateral y la tapa.

Detalle del otro lateral y su tapa.

Las tapas las pinté de cyan por dentro y puse fieltro en el interior para que amortiguara el ruido de las herramientas en el interior.

La caja terminada con su tirador, lista para llenarla de herramientas.
Me encantó hacer este trabajo, dar una segunda vida a algo con tanto carácter era complicado, pero lo conseguí y creo que durará por lo menos, 30 años más... El BMW no creo que dure tanto, jeje.

Espero que os haya gustado y dejéis vuestros comentarios.

Un saludo y hasta la próxima entrada.



6/9/14

Cómo decorar cajas apilables para ordenar nuestras cosas

Seguro que todos tenemos cosas que organizar en nuestras casas, bolsos, pañuelos, herramientas, juguetes, infinitos materiales para manualidades... Pues eso me pasó a mí, empecé a hacer manualidades y empecé a acumular papeles, colas, pinturas, washi tape, lijas, bolsas, etc. Llevaba tiempo buscando unas cajas sin tapa, que no fueran muy caras, que se pudieran apilar unas encima de otras y que fueran resistentes hasta que un día encontré estas en un gran almacén de bricolaje.


Busqué unas servilletas que no fueran iguales, que tuvieran diferentes estilos, pues quería diferenciarlas bien y no fueran monótonas, pero con algo en común: flores.



Me puse manos a la obra y mientras hacía una de ellas fui grabando en vídeo y por fin lo tengo editado.

Os dejo el vídeo de cómo las hice paso a paso, con explicaciones tanto escritas como habladas:


Y ahora unas fotos de cómo han quedado:

Caja Amapola. Esta para guardar las pinturas.

Puse fieltro en la base para protegerla bien y darle un acabado mejor.

Caja multifloral. Esta para los pegamentos, colas y barnices varios.

Fieltro verde para la base.
Fieltro azul celeste para la base, habría puesto rosa, pero no tenía a mano y
este color también queda bien.

Caja edelweiss y pájaros. Para guardar carpetas, papeles...


Mega-caja étnica.

Las cuatro cajas apiladas, todo recogidito en poco espacio,
caben perfectamente debajo de la mesa.
Pues esto es todo, espero que os haya gustado y os sirvan mis consejos. Si os animáis a hacerlo compartid vuestras fotos en los comentarios de este post o del vídeo.

Un abrazo y hasta la próxima entrada.


30/8/14

De caja de zapatero a caja de herramientas BMW

25/8/14

Cajas aplilables para ordenar mis materiales para manualidades

24/8/14

Mi primer video tutorial DIY: Organizador de collares con una percha

¡Hola gente!

Hace unos días por fin hice mi primer vídeo-tutorial y lo colgué en YouTube, hace tiempo que quería hacerlo, pero mi conocimiento de After Effect y Premiere era muy básico y hacía demasiado tiempo que no los tocaba. Gracias al bendito YouTube pude ver varios tutoriales para principiantes y conseguí hacer un video decente, os dejo el enlace, y más abajo os dejo un resumen de los pasos y los materiales que necesitaréis, así como algunas fotos de los diferentes organizadores de collares que he hecho hasta el momento.


 


Harta de tener que desenredar veinte collares cada vez que quería ponerme alguno, me puse a buscar algo que me evitara este problema, algo que pudiera hacer en casa, con un bajo coste y que fuera bonito. La idea la ví en varios sitios de internet, pero los resultados no me terminaban de convencer, unos no estaban decorados y me parecían muy sosos y simples, de otros no me gustaba cómo colocaban los ganchos... Así que, partiendo de las diferentes ideas que había visto, me dispuse a hacer el mío de modo que a la vez que los ganchos quedaban puestos de forma fija y segura en la percha y además fuera personalizado, para que además de servir para ordenar los collares, adornara un rinconcito de mi habitación.


Estos son los MATERIALES QUE NECESITAREMOS:

  • Percha de madera
  • Papel de lija para madera de grano fino
  • Taco de lija de grano fino
  • Pintura acrílica
  • Servilleta de papel decorada
  • Cola para decoupage
  • Lámina de acetato o funda de plástico
  • Barniz al agua incoloro
  • Ganchos o hembrillas abiertas
  • Taladro pequeño o Dremel
  • Alicates

Y estos son los PASOS A SEGUIR:
  1. Quitaremos el palo que une los dos extremos de la percha y lijaremos con un trozo de papel de lija para quitar el barniz o la pintura que traiga la percha. Después de lijar, retiramos el polvo con un trapo y dejamos bien limpia la percha.
  2. Marcamos la percha cada 2 cm. o 2,5 cm. Estas marcas son donde irán cada uno de los ganchos. Limpiamos el serrín que ha salido al hacer los agujeros.
  3. Hacemos los agujeros con una broca del mismo grosor del tornillo de los ganchos. Debemos hacerlos de forma perpendicular a la percha para que queden los ganchos rectos y paralelos.
  4. Aplicamos una o dos capas de pintura acrílica. Yo suelo usar pintura blanca porque es la que más hace resaltar los diseños de las servilletas, pero si queréis dar un toque de color al fondo de la servilleta podéis usar el color que queráis, teniendo en cuenta que cuanto más oscuro sea el color menos resaltará el dibujo. Dejamos secar bien la pintura y lijamos suavemente para eliminar las posibles imperfecciones que hayan quedado de la pintura.
  5. Cortamos la servilleta en cuatro tiras de 5 cm. de ancho cada una y retiramos las capas de servilleta blanca que suelen traer. Superponiendolas sobre la percha debemos buscar la posición que más nos guste.
  6. Damos una capa fina y uniforme de cola para decoupage, colocamos la servilleta y con la lámina de acetato puesta por encima de la servilleta, hacemos presión con un trapo para eliminar las arrugas y burbujas de la servilleta hasta que esté completamente lisa. Repetimos este paso hasta que hayamos cubierto la percha entera.
  7. Recortamos el sobrante de la servilleta, ayudándonos de un cuter y el taco de lija.
  8. Damos una capa de cola para decoupage. Esto nos sirve para proteger la servilleta y que quede bien pegada.
  9. Aunque la cola para decoupage sirve de barniz protector, a mí me gusta darle una capa de barniz incoloro para proteger bien el diseño, que sea más duradero y lo podamos limpiar sin problema. Dejamos secar el barniz según las indicaciones del fabricante que encontremos en el envase.
  10. Ahora toca poner los ganchos. Primero los iremos poniendo con las manos, dando tres o cuatro vueltas, y después apretamos con unos alicates hasta que hayamos metido la rosca del todo.
  11. ¡Ya puedes colgar tus collares! Busca un gancho firme para colgar la percha en la pared, el armario, la puerta... donde quieras.
Este es el primero que hice, ahora está en mi habitación.
Un encargo de mi amiga Mariceli, una para ella, otra para su hermana y otra para una amiga.

Para Silvia para ella  y una amiga.

Un regalo de Alicia para una amiga. Esta es la que hago en el video tutorial.

Espero que os haya gustado. Si os animáis a hacerlo, dejad un comentario con la foto. Si tenéis alguna duda preguntad lo que necesitéis.

Un abrazo para tod@s.

20/8/14

Bienvenid@s a Gemyalidades

Por fin me pongo a escribir un blog, me lo han sugerido muchas veces, en mi cabeza rondaba siempre la idea de "tengo que hacerme un blog", me ponía delante del ordenador, configuraba el blog pero ahí me quedaba, y ya está bien, aquí me tenéis, dispuesta a compartir lo que hago con vosotros.

Empiezo por hablar un poquito de mí, mi nombre es Gema, soy de Córdoba (España) y últimamente me dedico a hacer manualidades. He dicho últimamente, porque anteriormente he estudiado la Diplomatura en Ciencias Empresariales, trabajé en varios sitios, pero ahora estoy desempleada como mucha gente por desgracia. En un arrebato de ocupar mi forzado tiempo libre decidí ponerme a hacer manualidades, una afición que tenía abandonada por la falta de tiempo. Una amiga que conocí en mi último trabajo, Lola, me habló de la decoración con papel, el famosísimo Scrapbooking, el Decoupage... Un mundo de papeles a mi disposición para crear infinidad de cosas se acababa de abrir ante mis ojos y mis manos.

Mi primera experiencia con el Decoupage fue al hacerme una caja para meter todos los complementos que tenía desperdigados por mi habitación, compré dos preciosas láminas de papel de arroz, la cola, la pintura, el barniz, la lija...(ya empezamos a acumular materiales) y salió esta caja tan bonita.



Subí la foto a Facebook y pronto empezaron a pedirme mis amig@s y familiares que les hiciera cajas, marcos y demás cosas para sus casas o para hacer un regalo. Seguí buscando y comprando papeles, materiales, viendo tutoriales, más materiales, y cada vez con más ideas en la cabeza y más ganas de plasmarlas. 

Hasta el momento he ido haciendo un poco de todo, más adelante haré más entradas y enseñando más fotos, pero no me quiero enrollar mucho más en esta entrada. Por el momento os digo que gracias a las manualidades he descubierto la placentera sensación de crear algo bonito con mis propias manos y la alegría de ver que gustan tanto.

Para despedirme quiero dejaros una canción de Los Aslándticos que tiene un buen rollo increíble y que nos dice que podemos hacer todo lo que propongamos, y más en estos tiempos difíciles en los que a todos nos ha tocado luchar por nosotros y nuestra gente, pisando caminos que jamás creímos que pisaríamos. Espero que os guste.


"Nadie nos va a intimidar, venimos a por nuestro sueño, llevamos en el corazón: coraje, ilusión y empeño."

Un abrazo y hasta la próxima entrada.